30 dic. 2015

E1.Cap1 - Tiempo de merd...

*[argentinismos explicados al final del texto]


Tiempo de merd.  Esta garúa aniquila la visibilidad… si esta vez el pronóstico la pega, se despeja después del mediodía… Hmm...Podría no ser tan efectivo.  Pero así la gente ni se fija en la gente, y eso ayuda.  Aunque con toda la inteligencia de Caro, ni Sherlock me encontraría.

Que termine el laburo el primer día, seria genial.. pero disfrutemos el recorrido.
La zona oeste no me va, menos cámaras claro, no se discute.  Esta campera enorme y las mechas saliendo de la gorra quizás me mimetizan con el entorno.  Aunque prefiero mi color original.   Que diría mamá si me viera morocho y con barba. La mato de nuevo. Las mechas la matarían.


Me duelen las cervicales.. esto de caminar encorvado… pero el personaje, el personaje, como dice Caro. Todo por el personaje!
Carolina Josefina, nombre de niña buena de familia bien. No entiendo como no usa un sobrenombre.  Creo que es su sarcasmo el que lo disfruta.  Irreverencia a sus antepasados,  que se yo. Que la ayudarán con abogados y dineros.  Aunque dudo que llegue ese día.  Es una zorra.

Linda placita.. pero qué linda placita sin cámaras!  Ah, la basura acá en este tacho, mejor. Allá veo los baños públicos. Oh, no… Ya los huelo.  Éste de acá está mas limpito, me puedo cambiar.
Primera metamorfosis: ta-taa ta-taaaa… Cambio de gorra incorporando unos tonos mas oscurelis… Mochila a la panza… barriguita deeeeee cerveza! Damos vuelta la cam-pe-ri-ta… la cerramos bien ce-rra-di-ta. Doblamos el ruedo de los pantalones, cambiamos los zapatos.  Qué pinta, papá! A caminar haciéndole honor a la panza.. uno dos.. uno dos… Perfecto! A ver? Tengo 5 minutos para tomar el tren de la hora pico.

Esa cámara del andén me mira fijo fijo… y esa mujer está pensando en la panzada que se haría conmigo un asesor de imagen.  El resto bufando por el tren perfectamente retrasado.
Por suerte el viaje es corto. Después tres cuadras hasta la plaza y el último cambio para como me verán en el otro depto. Estos baños están un poquito mejor. 
Vuela la barriga, vuelve a ser mochila. Vuela la melena horrorosa, viene el flequillo largo de côté.  Siempre oscuro, que no se parezca a mí.  Sacamos la barba de los lados, queda solo el candado. Campera mas cool.  Converse negras. El caminar tiene que seguir encorvado. Uf.
La bici estaba cerca de la casita del jardinero.. Ahí está, la azul oscura.

I’m singing in the rain!  Esta garúa no clasifica para lluvia, pero me dio ganas de cantar.  Después de todo soy un músico buscando inspiración lejos de la merca y de la joda..

Llegué.  Bué, viaje corto de una hora y 36 minutos inspiradores.   Cuál era la esquina de la plaza para dejar la bici? Ah sí, ya veo el poste que me mostró Caro. Ahora una cuadra y media.

-Buenos días
-Buenos días señora –este acento todavía no me sale del todo bien.
-usted es el nuevo del noveno?
-sí, señora. Veo que la señora mantiene un censo.  Dios la bendiga con esa memoria.
-Ay que amable.  A mi edad no es tan fácil. Pero usted no es de acá.
-No, soy uruguayo, pero del interior. Voy a quedarme un tiempito hasta que encuentre un departamento que me guste.  Este amueblado me saca del apuro.  Soy músico, estoy queriendo inspirarme.  Por eso me viene bien la soledad.  Aunque mi mejor inspiración es mi pobre corazón partío. Pero estimada vecina, esa es otra historia…
-ohh, pobrecito mi alma –la señora le regala una sonrisa consoladora y le dice hasta luego.
-que tenga un buen día, madame.

La vecina se va pensando ‘que muchacho tan educado’. Quizás le lleve un poco del bizcochuelo que prepare mas tarde.
Probemos el ascensor. La escalera otro día. Dos ambientes con un lindo balcón. Lo más importante: el balcón. 
Sigue nublado, pero ya no llueve.  Todavía tengo una hora.

Deja los guantes sobre la mesa. Saca de la mochila los otros, los finitos. Se los pone y sigue sacando los sándwiches, una ensalada, una botella de jugo. El café instantáneo.  Caro le dio de todo descartable.  Hoy un ADN te manda preso y te deja ahí. Aunque no tengo un pelo en el cuerpo. Estoy como recién nacido.   Otra idea de Caro, es una genia. 
Cuando me dijo que le gustaban las mujeres, mayormente fue un alivio. Necesitaba un amigo más que otro quilombo.

Ya son las 11 y media. Parece que quiere despejar, mejor sería que siga todo nublado.
Los restos de comida a una de las bolsitas.
A preparar el equipooo…  Dum-dum-duuum…

Los martes y jueves la visita al mediodía y se queda hasta pasaditas las 2.
Siempre sale a fumar al balcón.  Claro que su mujer no sabe que todavía fuma.
El piso 7 lo eligió ella porque es un número mágico, como dice su consultora espiritual. Podría haber elegido un piso mas alto, él insistió. Pero ella cree en ayudar a que las fuerzas del universo la ayuden. Y no aflojó. Piso 7 y no se hable más.  Y él le quiere dar todos los gustos, al fin y al cabo, ella le cumple todos los suyos.
Hasta ahí llega la info de Caro.  Bastante por el aura que le limpió la consultora y el micrófono que le clavó en el consultorio..
Que sería de mí si ella no hiciera la ‘inteligencia’… inteligencia nuestra, desinteligencia de ellos... je je.. A veces siento que estoy en una serie americana.

Ya llegó.  Debería salir para el cigarrillo antes del almuerzo.. Yo estoy listo.

Se asoma solo un segundo, se da vuelta en seguida.

Lo habrá llamado para almorzar.  A esperar entonces.
Como estoy en el último piso de este edificio puedo ver un poco dentro del departamento.
No, infelizmente parece que piensan en el que dirán y hacen todo adentro, no me van a dar ni un poquito de placer.

Ya habrán pasado al postre-postre.  Pero seguro sale a fumar después de… ella no lo deja fumar adentro.

Mirá que hay tipos que se complican la vida solos.  Este ya tiene todo y se la tiene que complicar. Vamos que nunca fue una joyita.
Que le agradezca a sus negocios medio turbios, aunque apenas turbiecitos para su familia política.  Y a su pinta para atrapar a la hija del profesor López.  Esos negociados hicieron que el mismísimo lo acepte.  Un hombre honrado no tiene cabida en esa familia.  Según Caro, obviamente no es ningún profesor. Se dice que tomó el título de aquel que alguna vez le remarcó su ignorancia frente a sus compañeros de escuela.  Él dice que se lo pasó como herencia.  En realidad nunca apareció para  negarlo.

Ya son las 2. Mucho mas no se va a quedar.  El cigarrito, vamos el cigarrito!
Salió al balcón.
Será éste el laburo que se cierre en el mismísimo día?
Y Por qué no? Soy un profesional.

Lo tengo en la mira… exhala el humo… cuando dé la próxima pitada…  ahí …

Pero.. pero nooo! Nooooo!
Quedate ahí!

Maldita nube quedate ahí!
No veo, no veo! Sol de mier…Justo hoy el pronóstico la tenía que pegar?!!


Entró.
No sale. 
Y no, no sale..
No sale más..




‘Maldita nube’


Siguiente:  Capítulo 2



--------------------------
argentinismos:

merca =  droga

quilombo = lío
laburo = trabajo



2 comentarios: