27 jun. 2016

La Calle de las Casas Lindas de Berlín...


Por la Calle de las Casas Lindas la brisa normalmente oxigena.
El perfume de sus tilos entra, se absorbe, un poco sale... 

Conscientemente inhalo y exhalo. 

Al principio se siente como una especie de suspiro interno.. tranquilo.  
Empiezo a notar los latidos de mi corazón aletargándose..  y recién ahí comienzo a observar la gente a mi alrededor.  
No soy solo yo.. Todo el mundo comienza a sonreír, a abrir un poco los ojos, a respirar sintiéndolo… 
Una racha de aire parece bailar alrededor y también entre medio de los frondosos tilos.
El aire se perfuma aún más, se entilece más, sosiega más ..  
Ya viento comienza a hacer bailar las tupidas ramas y se ve, sí, se ve como un fantasma perfumador girando y girando como horizontal remolino… No se puede mas que entrecerrar pesadamente los ojos...

El remolino se hace entonces mas intenso, penetrante y algo extraño pasa… ¿a todos…?